El parque Pumapungo y sus vestigios arqueológicos

Llegar al parque Arqueológico y Etnobotánico Pumapungo, de la ciudad de Cuenca, provincia del Azuay, es recordar la herencia cultural de los pueblos prehispánicos que habitaron en esta zona austral del Ecuador. El trabajo de arcilla y metal, constituyen sin duda parte fundamental de su identidad.

Es por ello que el Banco Central del Ecuador en 1981 con el apoyo de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, Ciencia y la Cultura (UNESCO), inició su reconstrucción para proteger el área. Esto se logra observar al recorrer las terrazas de siembra en honor al sol, el túnel de 30 metros de largo, las 10.000 plantas de 400 especies y aves nativas que son rescatadas del comercio ilegal.

Tamara Landívar, directora cultural (e) del Parque, dijo que este lugar se considera como un laboratorio vivo que permite a la ciudadanía conocer la historia de los Incas, sus costumbres, los nombres de las especies, etc. Incluso tienen un programa denominado “La magia de nuestros Taitas”, para que los alumnos de quinto año de educación básica aprendan sobre sus raíces.

Mientras que los turistas que más visitan el parque son nacionales. Solo en el 2012, llegaron 67.920 visitantes. De ellos 50.729 fueron nacionales y 17.191 extranjeros. El ingreso no tiene ningún costo y de acuerdo a la disponibilidad que tiene el turista, los tres guías les explican las secciones que tiene el parque.

El recorrido del parque se complementa con el museo donde existen exposiciones tridimensionales, de arte religioso, un archivo histórico, videoteca, musicoteca, entre otras áreas. El horario de atención es de lunes a viernes, de 08:00 a 17:00 y los sábados de 09:00 a 13:00.

Via | Andes
Foto | Vagabondish