El Vivarium Quito, un lugar para conocer reptiles y anfibios

Aproximadamente 70 especies y alrededor de 200 ejemplares entre iguanas, ranas, tortugas y serpientes son parte de una exposición permanente en el Vivarium Quito, un lugar creado para concientizar a la ciudadanía sobre las amenazas que enfrentan los reptiles y anfibios dentro de su hábitat.

Esta organización abrió sus puertas en diciembre de 1989 y es parte de la Fundación Herpetológica Gustavo Orcés (FHGO) creada con el propósito de contribuir a la conservación de estas especies ecuatorianas mediante la investigación y educación. La fundación agrupa a biólogos, zoólogos, ecólogos, fotógrafos naturalistas y a todo aquel amante de la herpetofauna dedicado y especializado en el estudio de los reptiles y anfibios del Ecuador.

La principal labor de este equipo de trabajo consiste en compilar la poca o inexistente información sobre este tipo particular de fauna, además de promover y coadyuvar en la defensa y protección de los recursos animales. Entre las especies más llamativas de esta exposición están las serpientes que habitan en Quito y sus alrededores, que no son animales venenosos. Jorge Valencia, biólogo herpetólogo, indica que no constituyen un riesgo para el hombre.

En este sentido el vivario promueve el “Programa de Rescate” para animales que llegan a Quito, producto del tráfico ilícito o accidental. Además, este lugar brinda asesoramiento a otros centros de manejo de fauna silvestre que poseen especies cautivas de anfibios y reptiles, y trabaja en programas de reproducción de estas especies.

Via | Andes
Foto | El comercio